viernes, 17 de abril de 2009

Cuando te das cuenta de que lo que creías diamante era nada más que un cacho de vidrio



Los especialistas otorgan el nombre de cristalización a la tendencia a idealizar a alguien y a ponerle más cualidades de las que tiene. Todo ocurre en la imaginación y en el corazón, y la tarea consiste en descubrir que esas perfecciones que tanto hechizan no existen para nada. El fuego se enciende y la admiración da paso a la distorsión de la realidad. Muchas personas son proclives al amor platónico. Es tan grande el deseo de encontrar a alguien especial y tan escaso el control de la mente, que se hace una hoguera a partir de astillas y un maremoto en un vaso de agua.
Se cree estar enamorado, y - en los peores casos- se cree que ese "amor" es Correspondido.
El caballo desbocado de la imaginación, ciega y vertiginosamente, nos arrastra a un estado hermosamente falso, que nos impide la visión de futuro, por el deslumbramiento y la divinización de una criatura que parece completa y hecha a nuestra medida.Se requiere un gran crecimiento a nivel personal para dejar de lado este velo autoimpuesto y dignarse a ver a la criatura real.


yo he descubierto que tengo una tendencia innata a idealizar a todo el mundo

Me di cuenta, ese día, de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos.

4 comentarios:

Teamcry dijo...

Ey! hace rato que no pasaba..
Buena entrada, me encantó.. tenés razón!

Saludos

:.teamcry::

Nicea Diseño dijo...

revise tu log y ta bien bueno
haces cosas parecidas a mi

bueno en parte
te cuidas

Teamcry dijo...

olvidaste tu blog .. y a los que te leiamos! hahah

FELIZ AÑO!

::teamcry::

Cookie / Cat dijo...

Está bueno tener en cuenta que un pedazo de vidrio parece un diamante, aunque no lo sea.

Pero también está bueno tener en cuenta que los diamantes no son otra cosa que carbón.

En ambos casos, hay que mirar un poco más allá de la superficie de las cosas.

Hay mucha poesía en tu blog. me gustó. :)